Bia Sacra an Mirandês, la Pasión se consolida en Sendim

Las calles de Sendim, en Miranda do Douro, se llenaron de visitantes para observar la escenificación de la Vía Sacra en la que participaron 50 actores, todos aficionados locales que hablaban en mirandés

La Villa de Sendim -concejo de Miranda do Douro-, en pleno corazón transmontano, en lo que se conoce como Terra Fria -aunque el sol hacía de la tarde una jornada de verde esperanza primaveral- escenificó, por segundo año consecutivo, la Bia Sacra an Mirandês. Y, entre otras cuestiones, esta es la que verdaderamente tiene mucha importancia, reivindicar la segunda lengua oficial de Portugal.

Es la reivindicación de una lengua propia, autóctona y diferenciada, el mirandés, declarada Patrimonio. Es el pueblo de Sendim, uno de los más proclives al mantenimiento y exaltación de sus raíces, quien se echó a la calle para enaltecer su cultura. Niños, jóvenes, menos jóvenes y mayores, qué importa la edad, fueron los auténticos protagonistas en la escenificación -actores ‘amadores’, como se dice por aquí-.

Altino Martins, el de A Gabriela con el mirándés de cuna en el guión lingüístico de un texto recuperado de las tradiciones ancestrales del teatro popular mirandés de su aldea, Paradela, que es la más oriental de Trás-os-Montes-, y el presidente de la Cámara de Miranda do Douro, Artur Nunes, quien siempre da el visto bueno al apoyo de toda manifestación cultural y tradicional en todo el Concejo de Miranda. Y el presidente de la Freguesía de Sendim, José Almendra, y el párroco Antonio y… y… los 50 actores que representaron la Pasión. Y Fernanda Chumbo en la coordinación del evento y el empuje y también de sastra.

Llama la atención la exquisita puesta en escena… Emociona observar el ímpetu y la normalidad que ponen los actores -muchos de ellos parecían auténticos profesionales-. Era el pueblo fiel a sus convecinos en el acompañamiento y las felicitaciones finales. Eran los cientos y  cientos de visitantes que, en estas mini vacaciones de Semana Santa, visitan el Planalto Mirandés y no quisieron perderse esta escenficiación de calle. A buen seguro que con este ímpetu, con esta puesta en escena se consiguirá abrirse un hueco importante en las representaciones de Semana Santa en el futuro en las tierras de la Raya.

Y para reivindicar L mirandés por este viajero transmontano, nada mejor que echar una risa con una adivinanza, ahora que ya pasó La Pasión.

Ua casa cun doze damas
Cada dama ten quatro quartos
Todas eilhas ténen meias
I ningua ten çapatos.

Eso, son las lhonas mirandesas, pequeñas historias para hacer reir… y, bueno, ‘sin malicia’.

 VIDEO Y FOTOGRAFÍAS LUIS FALCAO

No hay comentarios

Dejar respuesta