Bemposta, el poder de convocatoria de la máscara en su entorno

Bemposta se ha convertido este sábado en centro de la máscara de ambos lados de la frontera con el I Encuentro de Máscaras Ancestrales, que, debido a la buena organización de la Asociación Mas Chocalheiro, ha desbordado todas las previsiones, incluso en la cena de convivencia.

Bemposta ha dado todo un ejemplo del poder de convocatoria que tienen las diversas máscaras ancestrales -aún siendo un encuentro/desfile- cuando se desarrolla en su propio entorno. Es decir, cuando es el pueblo o aldea la que vive con intensidad, fiesta, convivencia y participación ese evento que, en otros entornos, parece como nuevo invento. Las gentes de Bemposta, y otras muchas llegadas de los pueblos del entorno, tanto de un lado como otro del Duero, se han echado a la calle, este sábado, para vivir uno de los momentos más especiales del municipio.

La freguesía de Bemposta (concejo de Mogadouro), que mira altanera a Villarino de los Aires desde su ermita de Santa Bárbara, donde todo el cortejo hizo un alto, se convirtió, por ese motivo, en centro transmontano y rayano de rituales ancestrales, centrados en las máscaras y la música tradicional.

Es la primera ocasión que se organiza este encuentro, de la mano de la Junta de Freguesía y de la Asociación Más Chocalheiro, que logró concentrar a todo un conjunto de mascaradas de un lado y de otro de la Raya. Además, por las calles donde cada año, ininterrumpidamente, a alba de los días 25 de diciembre y 1 de enero, el Chocalheiro de Bemposta recuerda los ritos más ancestrales del municipio, convirtiéndose en su mayor seña de identidad etnográfica. La participación, tanto de grupos de caretos, como de vecinos rompió todas las expectativas hasta el punto de que la Asociación, presidida por Victor Hugo Gomes -que contó con la presencia del vicepresidente de la Câmara Municipal de Mogadouro, Evaristo Neves, así como del presidente de la freguesía, Pedro Bento, acompañados por los alcalde de Fermoselle y Villarino de los Aires, Alejandro Fermoselle y Julián Martín, respectivamente- se vio desbordada en la cena de convivencia, que llenó todo un pabellón deportivo.

Las cosas bien hechas, bien parecen. Organización y colaboración vecinal fueron de la mano para demostrar que el pueblo, cuando se convierte en protagonista, es el verdadero artífice de los éxitos de los respectivos eventos. Además, no se debe olvidar que fue la primera edición. Una edición festiva. Bemposta se echó a la calle. Las mujeres mayores absortas en los umbrales llevaban de buen ver las bromas de los caretos. Ni un mal gesto, ni una palabra malsonante. Es que Bemposta es aldea de careto, el Chocalheiro…

Grupos de Portugal, sobre todo del concejo de Mogadouro y de Bragança, como también de tierras de León y Zamora han hecho del sábado una jornada más que interesante, llena de alegría, juegos/brincadeiras, humor y muchas convivencias a escasos 6 kilómetros de la frontera por Fermoselle y Villarino de los Aires, que han logrado, a muchos visitantes y vecinos, conocer ritos que se pierden en los tiempos y dan identidad a los pueblos que los mantienen vivos.

Fueron los grupos de máscaras que se darán cita en este pueblo rayano del Duero del Chocalheiro de Bemposta |Chocalheiro de Vale de Porco (Mogadouro) | Farandulo de Tó (Mogadouro) | Velhos de Bruçó (Mogadouro)| Careto de Valverde (Mogadouro) | Caretos de Salsas (Bragança) | Caretos de Ousilhão (Bragança) | Caretos de Grijó (Bragança) |Caretos de Lazarim (Lamego) y Caretos da Lagoa de Mira. En cuanto a la representación española, estuvieron presentes los Jurrus y Castrones (León) | El Zangarrón de Montamarta (Zamora) y la Obisparra de Pobladura de Aliste (Zamora). Además, la música tuvo también un componente especial, con la animación de los Gaiteiros de Bemposta |Moínhos do Vento (Ventozelo, Mogadouro) | Us da Burra (Variz) y los Tamborileros de Fermoselle (Fermoselle, Zamora). Junto a ellos, la Chocalhada de Brunhosinho.
Merece la pena reconocer la presencia de la Obisparra de Pobladura de Aliste (Zamora) que sin los medios de otras mascaradas hace de su promoción seña de identidad. Javier Silva, que está al frente de la Asociación, debe ser referente de cómo con pocos recursos se puede llegar lejos. La Obisparra no será la más ancestral, quizá tampoco patrimonio o de interés como les llaman a otra, pero merece la pena su escenificación que va de la mano de las labores de antaño no exentas de interpretaciones sociales como la pareja de bueyes -los recién casados- que con el yugo de la dependencia mutua pasaban momentos de angustia con los ‘bravos’ del lugar.
Sin lugar a dudas, Bemposta -de la mano de la Asociación Mas Chocalheiro, vivió e hizo vivir una jornada intensa, bella, fundamentada en la amistad y la convivencia. Ya cuando la noche caía, y tras una conversación intensa con mesa repleta de asados, caldo verde y la entrega de presentes, el viajero cogió camino de Miranda, donde Os Sabores Mirandeses. Pero aún sonaba en la distancia los bombos de Lazarim y las gaitas, cajas y bombos de las aldeas del concejo de Mogadouro. Pero también la voz tranquila de Javi Silva, que ni las risas que permanecían de las abuelas podía nublar, nos hacía comprender que merece la pena luchar por tu identidad. Por el recuerdo de los que ya no están pero dejaron su legado rico y único. Como los antepasados del viajero, cuyos espíritus recorrían también las calles bellas y antañonas de la aldea paterna. Ya decía Aldous Huxley que “el recuerdo de todo hombre es su literatura privada”. Y el viajero matiza que hay recuerdos que el tiempo no borra, aunque hoy el amigo Cristovão de Grijó no trajera a bota vinho, ay!
REPORTAJE GRAFICO LUIS FALCÃO

No hay comentarios