El fado universal de Cuca Roseta encumbra Música en el Castillo de Trancoso

El cuarto Festival de Música en el Castillo de Trancoso tuvo en esta noche de viernes uno de sus momentos más estelares con el concierto de la fadista Cuca Roseta, que fue seguido por cientos de seguidores. El festival sigue este sábado y el domingo.

El Municipio de Trancoso comenzó este viernes, con el fado ‘Cara carinha’, su cuarto Festival de Música en el Castillo que levantó el telón de la mejor manera posible, con un maravilloso concierto de la joven fadista Cuca Roseta, una de las voces más portentosas y agradables de la música portuguesa. Una noche especial, no sólo por el concierto que lo fue, sino por, como apuntó el presidente de la Câmara Municipal de Trancoso, Amílcar Salvador, «el auge que ha cogido este festival, a pesar de su reciente creación, que se ha convertido en uno de los eventos importantes de la Beira Interior y, sobre todo, se ha consolidado en el tiempo».

No es menos cierto que el programa va a más en cada edición. Sube el listón de los cantantes y grupos anunciados, y ello, obviamente, conlleva un aumento considerable del público. Así aconteció esta noche de viernes con el concierto de Cuca Roseta, en el que actuaron de teloneros integrantes de la Academia de Música de Trancoso, con ‘Rezas, Benzeduras e Outras Cantigas’, con la participación de César Prata e Sara Vidal, con un recorrido por la música tradicional portuguesa. Y finalizó la noche, la música moderna de ‘Eu e os Outros’.

Cuca Roseta

La fadista Cuca Roseta, junto al presidente de la Camara Municipal de Trancoso, Amílcar Salvador./ FALCAO

Escuchar a esta joven fadista portuguesa es sentirse dichoso en una noche de luna llena. En el incomparable marco del Castillo de Trancoso, Cuca Roseta, una de las voces más aclamadas del Fado, presentó su más reciente album ‘Luz’, haciendo alarde de todo un elenco de músicas y danzas, porque además de cantar con esa fuerza, esa armonía y ese sentimiento de una ‘diva’, también se mueve. Se contornea con una sutileza especial. Es como una pluma que cae mecida por una brisa y nunca llega al suelo. Es como una mezcla -que sea para bien- de andaluza mediterránea y esas diosas del baile árabe. Pero es mucho más.

Cuca Roseta es el fado moderno, y también el viejo. Acompañada por unos músicos de primer nivel, qué grande el de la guitarra portuguesa, comenzó a desgranar todo su repertorio. De inicio con ‘Cara carinha’, pasó a ‘Quero’, como el amor que quiere, para pedir ‘No demores’, aunque llegue una ‘Triste sina’. Pero ‘Rosinha’ nos cuenta su triste vida como un ‘Sabio mudo/Tanto’. Después deleitó con un ‘Corrido’ lleno de fuerza y magnetismo jaleado por el público, para hablar del ‘Amor ladrão’. Aunque siempre queda una ‘Marcha da Esperanza’.

Hizo un alto con un ‘guitarrada’ de alto nivel musical, para llegar con ‘Saudade e eu’. Continuó con ‘Fado dos sentidos’ en ‘Nos teus braços’ que introdujo a ‘Versos contados’. Siguió el fuerte ritmo de ‘Balelas’ con la interacción del respetable, y miró al cielo, en una noche de luna llena para decirnos que ‘Foi Deus’, una de las cimas, tradicional, sentida y bonita. Con ‘Vira’ terminó el concierto, pero hubo regalo, del bueno con ‘Noite de Santo António’ -conocida y coreada- y finalizó con ‘Boa Nova’, una tema que desea la paz y que alegró a la parroquia. Esa buena nueva que trae la joven canción portuguesa.

Cuca Roseta, una de las voces más aclamadas del Fado, que presentó su más reciente album ‘Luz’ en Trancoso

«Nací para cantar el Fado y fuie creada a medida para él. No fui yo que lo soñé o él que me buscó… Fue la vida que así lo quiso, que me hizo así y que lo atrajo hasta mí».

El fado no es tristeza, el fado no es alegría, el fado es sentimiento y sentimiento es vida eterna. Cuanto todo desaparece es solo el alma la que queda, el fado es la canción del alma, alque no se explica, que llega de dentro, como el amor.

«Más que componer un sentimiento, lapidar una historia personal en poesía o interpretar la simbiosis de los dos, el Fado és la más grata sensación de pasión por la vida, y esa gratitud, mas dolorida o más sonríente nos trae siempre grandes momentos de nostalgia».

Cuca Roseta es una de las nuevas voces del fado. Su álbum de debut en solitario, resume la historia de alguien con una voluntad mayor que ella misma, y que supo esperar. A pesar de haber participado en una banda que ha marcado la música portuguesa moderna, Cuca Roseta siempre supo que era en el fado donde ella iba a encontrar su lugar. Sólo esparaba el momento preciso, los cómplices perfectos.

Y ocurrió. A partir de un encuentro casual (algunos dicen que predestinado) con el músico, compositor y productor Gustavo Santaolalla – que ya cuenta en su carrera con dos Oscar por Mejor Banda Sonora (Babel y Brokeback Mountain) – nació este «romance musical», en palabras de la propia fadista.

Santaolalla, que quedó deslumbrado tras una actuación de Cuca, reconoció en la voz de la fadista esa universalidad de su alma, que no conoce lenguas ni fronteras. La invitación no se hizo esperar, y la propuesta inmediata fue simple pero ambiciosa: dar a conocer al mundo la voz, la artista y el ser humano que es Cuca Roseta.

Cuca Roseta sabe que siguió su destino, y es precisamente eso lo que quiere compartir con el público, de forma natural, genuína y con un timbre de voz tan personal.

No olhar das raparigas há cantigas
Que se escondem cheias de saudade
Trovas mil que muito em breve à luz da lua
Hão de vir trazer pra rua a suavidade
Dessa nova melodia que nos traz
A alegria da canção da paz

Para hoy sábado será Jorge Palma. Y, finalmente, el domingo, 21 de julio, subirá al escenario del Castillo de Trancoso Berg.

REPORTAJE GRÁFICO LUIS FALCÃO

No hay comentarios