Foz do Sabor, el mejor escenario para promocionar los vinos del Duero

El Municipio de Torre de Moncorvo organiza los días 7 y 8 de septiembre un festival de vinos del concejo, en la Playa Fluvial de Foz do Sabor, un lugar idóneo para el ocio y también la música.

FuenteLuis Falcão | @luischiado
Foz do Sabor, en Torre de Moncorvo, un paraíso natural a las orillas del Duero./ FALCAO

El río Duero es un mundo de contrastes. Si existe un cauce fluvial para disfrutar de sus múltiples variedades, es el río Duero. Y si, además, se tiene una Playa Fluvial atractiva, natural, limpia y llena de actividades de ocio, se puede hablar de la Foz do Sabor -donde el río Sabor desagua en el Duero- en el concejo de Torre de Moncorvo.

Asociado a este espacio, la Câmara Municipal de Torre de Moncorvo, que preside Nuno Gonçalves, organiza el Festival Vinho & Sabor Douro, con la particularidad de «asociar la época de vendimias y los vinos de calidad producidos en el concejo con el final del verano y el apacible espacio de ocio que proporciona la Playa Fluvial da Foz do Sabor a todos los visitantes», explica el presidente.

Con la particularidad, en esta edición de la realización de una ‘noche blanca’ este viernes, en la que el blanco, el vino y la música han sido el motivo para vivir una noche mágica en la Playa Fluvial da Foz do Sabor. Un evento animado por The Black Mamba y el Dj Set Pantaleão.

Antes de la llegar a la noche vivir en este espacio de naturaleza fluvial se convierte en un placer para el reposo, para el descanso, para el disfrute y para dejar vagar a la imaginación. Mientras unos se bañan, otros siestean, otros juegos a los naipes y al futbolín, otros leen, un un crucero fluvial, después otro y otro más, surcan las mansas aguas del Duero remontando el río hasta la esclusa de Pocinho para atracar, después, en Barca d’Alva o Vega Terrón. En el ambiente, mientras el carrilano cierra los ojos un instante, suena ‘Santa Lucía’, el emblemático tema de Miguel Ríos interpretado por el solista Zédu Xapéu, que suena a música celestial en el paraíso de la Foz do Sabor.

En ese nebulosa se encontraba el carrilano cuando comenzaron a sonar los vasos, las botellas y los caldos. Comenzaba la muestra y venta de vinos del concejo de Moncorvo. Son vinois de Adega Cooperativa de Torre de Moncorvo, Per Gulam, Quinta das Aveleiras, Quinta de Vila Maior, Quinta do Couquinho, Quinta Pedra D’Anta, Quinta da Silveira, Quinta de Terrincha, Ávidos Douro, Rebofa – Quinta do Carvalhal y ‘Mimu’s Douro’ – Quinta do Gravançal. Todos caldos de gran prestigio y calidad servidos a las cientos de personas que, vaso colgado al cuello, cataban el producto de la cepa. Darse una vuelta por estos parajes del Duero en estas fechas es toparse con miles de vendimiadores que, como hormigas en movimiento, pueblan los bancales de las viñas que mueren en el río.

La Foz do Sabor no es solo playa fluvial, ocio y vino en estas fechas. También lo es su gastronomía más específica y distintiva de la única aldea fluvial -vive de la pesca- que resta en el Duero. El carrilano dio buena cuenta de las migas y peces en uno de los restaurantes del lugar, en este caso ´Lameirinho’. Unas migas de entrada, ensalada de la propia huerta y peces fritos con un mojo especial compartidas con el reportero gráfico del lugar, David Mantorras, de cuya ‘Canon’ el carrilano tuvo que hacer labor. Un menú que no tiene precio regado con el vino del concejo. Muchas veces el paraíso está en los pequeños rincones que se encuentran en el camino.

Con la música de The Black Mamba, esa ‘serpiente negra’ musical que culebrea entre el blues, el soul y el funk adaptados a sus raíces, el carrilano cruza el Sabor mientras los rabelos echan las redes. Si algunos lugares son un enigma, otros, por el contrario, son una explicación, porque cualquier paisaje es un estado del espíritu. Ya decía Lin Yutang que «la mitad de la belleza depende del paisaje y la otra mitad del hombre que la mira», ay!

REPORTAJE GRÁFICO LUIS FALCÃO

No hay comentarios

Dejar respuesta